origen-historia-futbolin-metegol

Quien inventó el futbolín y su fascinante historia: Un relato de espionaje y traición

De la historia del futbolín y su origen se podría decir que es cuanto menos, confuso. Su concepción está repleta de reclamaciones, contrademandas y engaños.

¿Quién inventó el futbolín?

Ciertamente, el futbol ya existía desde hacía mucho y era sólo cuestión de tiempo que a alguien se le ocurriera la idea de inventar el fútbol de mesa. Tanto es así que la Federación Internacional de Futbolín (ITSF) sitúa la aparición del futbolín de una pierna en centroeuropa, sin establecer ningún lugar en concreto.

De la misma manera, diferentes fuentes atribuyen el origen en distintos países y la idea en diferentes inventores, lo que indica que el juego del metegol estalló en varias partes de Europa simultáneamente como juego de salón durante la década de 1880-1890.

Durante la década 1890-1900, diferentes modelos empezaron a aparecer a lo largo de los grandes países europeos (Alemania, Francia, Inglaterra y España). De esta forma muchos afirman ser los creadores de la idea original de futbolín.

Mas tarde hubo diferentes intentos en diferentes países pero no se puede considerar esas fechas como la de nacimiento de este juego sino hasta algunas décadas después con la llegada de Harold Searles Thornton en Gran Bretaña que fue el inventor oficial del futbolín en 1922.

Esta afirmación esta basada sobre el hecho de que tras una guerra de reclamaciones, Harold Searles Thornton fue certificado como el propietario de la primera patente sobre el juego en su conjunto, aunque la versión del español Alejandro Finisterre fue la que mayor divulgación obtuvo.

Los españoles afirman que la primera patente de futbolín con piernas juntas se presentó en España entre 1880-1890, antes que la de Harold Searles Thornton, pero debido a una pérdida de datos del registro no se pudo demostrar y certificaron a Harold como el propietario de la patente más antigua.

¿En qué año se inventó el futbolín?

Esta respuesta variará dependiendo del país en el que te encuentres. Existen varias patentes alrededor del mundo, cada una mas antigua que la otra. Aquí os contaremos con todo detalle el origen del futbolín en cada país para que saqueis vuestras propias conclusiones acerca de en qué año se inventó el futbolín.

¿Dónde se inventó el futbolín?

Hay varios misterios alrededor del futbolín a los que nunca les vamos a encontrar una respuesta unánime como el quién, el cuándo, el cómo y el dónde se inventó el futbolín.

Diferentes paises afirman ser los inventores originales del futbol de mesa y la realidad es que resulta imposible saber con certeza dónde se inventó el futbolín.

A continuación os desvelaremos el origen del futbolín en los principales paises que a lo largo de la historia han jugado un papel relevante en el desarrollo de nuestro deporte favorito.

Historia del futbolín en España

Alejandro Finisterre (1919-2007)

Alejandro Finisterre, Alias de Alejandro Campos Ramírez, que tomó Finisterre, su lugar de origen como apellido. Se considera el padre del metegol moderno debido a que su modelo es el más extendido por toda la tierra y es, también, parte imprescindible de la historia del futbolín.

Alejandro Finisterre
Alejandro Finisterre

Se le ocurrió la idea durante su estancia en un hospital tras sufrir un bombardeo durante la guerra civil española. Mas tarde, se quedó cojo por culpa de una bomba nazi lanzada en Madrid que le dejó sepultado con heridas muy graves entre escombros.

Le llevaron al hospital de la Colonia Puig de Montserrat, en Monistrol, provincia de Barcelona, donde todos los pacientes eran mutilados de guerra.

Por consiguiente, Alejandro Finisterre, que había jugado al fútbol ya no podría volver a hacerlo jamás. Aun así, viendo que los niños ingresados tampoco podían jugar empezó a pensar en cómo entretenerlos y fue como se le ocurrió la idea del futbolín.

La primera patente con las piernas abiertas

Un líder anarquista, Joan Busquets, que era de Monistrol y tenía una fábrica de gaseosas, al ver el invento lo animó a patentarlo.

Seguidamente, tras su paso por el hospital, estando convaleciente en 1936, contactó con un compañero vasco, que era carpintero, llamado Francisco Javier Altuna, para que le ayudase a fabricar el primer futbolín y presentó la primera patente en Barcelona, España donde se registró un modelo pequeño en Enero de 1937 por el gallego.

Fue la primera patente con las figuras de madera realistas tal y como las conocemos hoy en día con las piernas abiertas y una pelota de corcho. Pasando así de ser un juego brusco y de fuerza, a uno de astucia y estrategia.

Debido al triunfo del bando franquista, decidió exiliarse huyendo a Francia a través de los pirineos a pie durante una enrome tormenta. Fue durante aquella huida cuando, según afirmó él mismo, perdió los papeles de la primera patente. A día de hoy no hay manera de saber cómo era el diseño original.

Más tarde, en 1948 en París, Alejandro Finisterre se enteró de que un compañero suyo del hospital, MagiMuntaner, había patentado el metegol en Francia. Al parecer éste le escribió una carta a Alejandro Finisterre para comunicárselo pero dicha carta se perdió.

Origen e historia del futbolin en España

Repercusión internacional

Alejandro consiguió que la compañía que fabricaba esos futbolines le diese el suficiente dinero como para irse a Quito, Ecuador, donde fundó una revista de divulgación de poetas de diferentes nacionalidades.

Estando en Quito conoció al embajador de Guatemala que le animó a fabricarlos en su país. Iniciando su divulgación en el continente americano.

En 1952, se fue al Cabo de Santa María en Guatemala. Allí fundó la fábrica de juguetes Campos Ramírez Hermanos, donde empezó a fabricar futbolines, futillos, futbolitos o como quieras llamarlo.

Allí mejoró su diseño de metegol añadiendo algunas modificaciones como la introducción de la barra de acero, y empezó a fabricarlos haciendo un buen negocio.

El juego empezó a gustar tanto que incluso Alejandro Finisterre pudo marcarle algunos goles al mismísimo Ché Guevara, que estaba de visita en el país.

En 1954, el coronel Carlos Castillos Armas invadió Guatemala con la ayudad de Estados Unidos y cortó todo tipo de relaciones con el gobierno republicano estableciendo relaciones diplomáticas con el General Franco.

Debido a que Alejandro Finisterre nunca pudo volver a España a tiempo para renovar la patente, ésta quedó a merced de todos aquellos que quisieran fabricarlo, lo que fue un duro golpe para Alejandro Finisterre, pero sin duda alguna favorecería su expansión mundial.

El secuestro de Don Alejandro

En 1956, Luis Mariña Sotero, secretario de la embajada franquista en Guatemala, organizó el secuestro de Alejandro Finisterre para devolverlo a España. Mas tarde, varios agentes especiales españoles lo capturaron y lo embarcaron en un avión a España para su procesamiento por sus ideas republicanas.

Pudo escapar del avión al fabricar una falsa bomba con una pastilla de jabón y papel de aluminio, con la que amenazó a la tripulación consiguiendo que el avión se desviara a Panamá, convirtiéndose en uno de los primeros secuestradores de aviones de la historia.

Entonces el inventor decide refugiarse en México junto a sus hermanos, dejando todos sus bienes atrás. Este capítulo forma parte del controvertido origen del futbolín.

A partir de entonces se dedicó a su afición literaria, cerrando definitivamente el capítulo de su vida junto a su más famosa creación: el futbolín.

El ocaso de un aventurero

Tras unos años en México, Alejandro Finisterre dedicándose a las artes gráficas y a la edición regresó a España durante la Transición Española.

El futbolín se había expandido rápidamente por la península ibérica durante los años 60 gracias a que los fabricantes valencianos asumieron el juego como propio sin otorgarle mérito alguno. Alejandro Finisterre, quedó sorprendido cuando se encontró la importancia que había adquirido el juego durante su ausencia.

En España se fundó el Club Futbolín Barcelona bajo la dictadura del general Franco. Se llegó incluso a editar un manual llamado “Enseñanzas del futbolín”, donde se recopilaban las jugadas de los primeros campeones y se enumeraban consejos para aprender a jugarlo.

Finalmente, Alejandro Finisterre falleció a la edad de 87 años en febrero de 2007 en la ciudad de Zamora

Historia del metegol en Inglaterra

Harold Searles Thorton y el origen del futbolín

Harold Searles Thornton, un infatigable seguidor del Tottenham Hotspur, solicitó la primera patente aceptada y registrada en 1922 en Reino Unido aunque tuvo que esperar cerca de un año para ser certificada. Por tanto el 1 de Noviembre de 1923 fue el día en que este juego que tantas alegrías nos ha dado nació oficialmente marcando el principal hito de la historia del futbolín.

Se dice que la idea le surgió viendo un partido de fútbol al pensar en cómo poder jugarlo en un espacio cerrado como una habitación de una casa.

Patente inglesa del futbolin
Patente de futbolín de Harold Searles Thorton

A la vista tenía una caja de cerillas que atravesó de lado a lado con las cerillas dando forma a lo que acabarían siendo las barras del futbolín. Ese primer boceto de la patente británica es muy similar a lo que hoy en día conocemos como futbolín: 1 portero, 2 defensas, 5 centrocampistas y 3 delanteros en cada equipo. En total 4 barras por cada equipo intercaladas y dos porterías donde meter gol. Esta es sin duda una de las ideas mas originales en la historia del futbolito.

En 1925, dos años después de la patente británica, un tío de Harold Searles Thornton solicitó la patente en Estados Unidos y también tuvo que esperar 2 años más hasta obtener la certificación.

No fue hasta 1937 cuando Alejandro Finisterre creó las primeras figuras o muñecos con piernas separadas. Hasta ese momento las piernas consistían en un bloque compacto sin definir y así fue cómo surgió esta variante. Al día de hoy sigue sin admitirse esta modalidad a nivel internacional por lo que sólo está sujeta a competiciones en España.

El futbolín británico

Aunque los aficionados británicos, “foosers” no tienen premios tan grandes como los jugadores estadounidenses, se toman el juego del futbolín bastante en serio.

Durante el período victoriano inglés, se vivió un renacimiento en la invención de los juegos en general.

Fueron los ingleses los que se encargarían de establecer las reglas principales en algunos de los deportes más importantes del mundo como el tenis, el croquet, el snooker, el fútbol y el rugby.

quien invento el futbolin

Cada año se inventaban, patentaban y registraban con derechos de autor cientos de nuevos juegos de salón, muchos de los cuales se convirtieron en actividades culturales.

Era inevitable que entre ellos hubiera juegos basados en el deporte nacional de Inglaterra: el fútbol.

La locura pareció comenzar alrededor de 1887 cuando aparecieron varios, entre ellos el “Fútbol de mesa”, o Table football, como lo llaman allí.

Mantienen los ingleses que el primer juego del que se podría decir genuinamente que es miembro de la familia del metegol fue patentado en 1913 por Edwin Lawrence.

Este juego tenía las barras horizontales que controlaban a los jugadores que pateaban una pelota, pero solo había una barra y un futbolista para cada jugador.

El juego de futbolín más completo fue inventado y patentado en el Reino Unido por Harold S. Thornton del norte de Londres en 1922 y afirman con orgullo que el diseño original que se muestra en la patente difiere muy poco del juego que todavía se juega hoy.

Por tanto los británicos afirman que lo más probable sobre la historia del futbolín es que se inventara en Gran Bretaña.

El foosball en Oxford

La Universidad de Oxford ocupa un lugar de honor en la historia del futbolín y es una de las mejores sedes de futbolín en Inglaterra, contando con muchos jugadores de renombre nacional.

Existen unos 30 equipos diferentes entre universitarios y equipos de pub´ que juegan regularmente en las mesas de la marca Garlando entre ellos.

David Trease es el capitán del equipo Catz I (St. Catherine’s College, Oxford) y dice que su permanencia como capitán depende del hecho de que tiene el único “pincel” en la universidad.

“Un golpe con pincel es aquel donde tienes la bola inmóvil y luego tienes que golpearla muy fuerte en ángulo. Para ser honesto, creo que es más suerte que cualquier otra cosa, pero se ve bien cuando te sale”.

“¡No se me da bien otra cosa! Encontré algo en lo que soy bueno, donde puedo divertirme sin tomármelo demasiado en serio.

Tampoco hay hooligans del futbolín, así que sólo hay que vigilar a la gente que engrasa la bola o mueve la mesa de metegol”.

La primera campeona inglesa

La historia de Ruth Eastwood guarda un lugar de honor en la historia del futbolín, capitana del equipo Catz II, venció a todas sus oponentes femeninas para ganar el evento femenino, colocándose en el cuarto puesto en la clasificación nacional. Aun habiendo ganado el torneo, ¿Creéis que le ofrecieron algún tipo de contrato?

“No creo que sea probable, sobre todo si se tiene en cuenta que mi premio en metálico era de solo 15£ y los premios para todo el concurso eran de 300£, como tampoco creo que estemos en la misma liga que el Campeonato del Mundo, pero al menos puedo decir que fui campeona de mujeres, ¡incluso aunque sólo competimos cinco! “

Origen del futbolín en Francia

Lucien Rosengart (1881-1976) y la historia del futbolín

A finales de los años 30 en Francia, Lucien Rosengart, un ingeniero industrial de automoción con varias patentes afirmaba haber ideado el juego del metegol para entretener a sus nietos durante el invierno. Para muchos, el personaje mas carismático en la historia del futbolín.

Lucien Rosengart
Lucien Rosengart

En Francia lo consideran el inventor del “Baby-foot”, que es como llaman al futbolín en ese país.

Trabajaba en la compañía de André Citroën, aunque acabó fundando su propia compañía automovilística “Automobiles L. Rosengart”.

Su empresa producía una gama de modelos únicos, incluido el LR2, basado en el Austin 7 y construido bajo licencia en una fábrica en Neuilly.

Acabó compitiendo directamente con Citroen y otros fabricantes franceses de la época.

Su fábrica fue destruida durante la ocupación alemana de Francia, y aunque Lucien Rosengart tratara de mantenerse a flote, nunca se recuperó realmente.

Tras producir algunos modelos de tras la guerra con poco éxito, en 1955 acabó echando el cierre para siempre.

Inventor y visionario

Inventó el perno inoxidable, el alumbrado de bicicleta y la financiación sobre stock y poseía patentes de piezas de ferrocarril, piezas de bicicletas y un cohete que permitía explotar proyectiles de artillería en el aire.

Fue uno de los primeros en patentar el cinturón de seguridad.

También creó la empresa “Peugeot maritime” en Lavalois-perret y se le atribuye la idea de girar el león del logotipo de Peugeot hacia la izquierda tal como salía en el escudo de armas de Franc Comtat.

Lucien afirmaba haber creado la mesa de futbolín para entretener a sus nietos en los días de lluvía.

Sus jugadores vestían de rojo, blanco y azul para recordarles a todos que este era el resultado de la inventiva de la mente superior francesa.

Allí, sin embargo, Alejandro Finisterre tiene muchos seguidores que afirman que la idea fue suya. Es posible hasta que ambos coincidieran.

Varios historiadores sospechan que fue el verdadero creador de la mesa de fútbol pero que , Alejandro Finisterre lo patentó antes. Sin embargo existen dibujos más antiguos que 1937 donde se ven claramente futbolines.

Diseñar y construir un metegol era algo relativamente simple para alguien con su experiencia y capacidades por lo que merece ser parte de esta historia del futbolín.

Historia del futbolín en Francia

Francia posee dos de los principales fabricantes de futbolín del mundo, Bonzini y Sulpie y construyen futbolines respectivamente desde 1930 y 1952.

en que año se invento el futbolin

El primer futbolín fabricado íntegramente en madera, habría sido conocido en Francia en la década de 1930 con los nombres de “ping foot” 6 y “foot-ball en miniatura”.

Inventaron la barra telescópica que revolucionó el mundo del metegol por ser mucho menos peligrosas y a la vez más estáticas. Se llegó a prohibir las barras salientes después de varios graves accidentes con niños.

Las barras de metal aparecieron en 1948, algunos años mas tarde, en 1955, aparecieron los jugadores de plastico y finalmente en 1970 las patas plegables.

Se puede decir que Francia fue uno de los primeros fabricantes de futbolines.

En 1947, un genio de Marsella, Marcel Zosso, creó y difundió los primeros futbolines, llamados sportfoot, que tuvieron un éxito inmediato especialmente en el sur del país.

Mas tarde, en 1949 Marcel Zosso decidió trasladar la empresa “sportfoot” a Italia, Alejandría como sede.

La edad de oro del futbolín en Francia se dio también en la década de 1950 cuando este juego comenzó a convertirse en una verdadera atracción en los cafés.

Adolescentes, trabajadores o incluso ejecutivos se reunían alrededor de estos futbolines entre clases o en la pausa del almuerzo. El futbolín se extendió en bares y bistrós.

En particular por el fabricante Bonzini, con el mítico y coleccionista B53 o más tarde el metegol considerado como el referente de todos los jugadores: el B60.

Lamentablemente perdió su atractivo durante los años 80 antes de ser reemplazado por juegos electrónicos. Esta tendencia empezó en los años 2000 y se confirma cada año.

Nacimiento del metegol en Italia

En Italia, uno de los mayores fabricantes de futbolines es la familia Garlando. Según ésta familia, el futbolín parece haber sido inventado en Alemania por un tal Broto Wachter entre los años 1920 y 1930.

Por otro lado, según importador de futbolines e historiador del sector, el estadounidense Bud Wachter, la idea original nació en Alemania en un intento de transponer el juego del fútbol a un juego de mesa inspirado en él.

Las mesas del juego del metegol se construyeron con cofres de madera hechos a mano con una superficie de juego de contrachapado, barras de madera con las figuras también hechas con bloques de madera, las porterías cortadas en los dos extremos y cerradas por agujeros en tela para recoger las bolas, todas montadas sobre patas rudimentarias.

donde se invento el futbolin

El futbolín en la posguerra

El juego se extendió muy rápido, pero se ralentizó en los años de la posguerra, ya que los materiales primarios como el plástico, el metal y la madera se utilizaron preferentemente para la reconstrucción.

En Italia se sabe que los primeros modelos de futbolín fueron concebidos en 1936 por un artesano de Poggibonsi.

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, se utilizaron rudimentarios futbolines, con excelentes resultados, para la rehabilitación psicomotriz de los veteranos de guerra.

En Diciembre de 1949, el francés Marcel Zosso, traslada la empresa “sportfoot” a Italia, empezó a buscar a proveedores de los materiales necesarios y los encontró en los fabricantes de ataúdes.

Consiguió llegar a un acuerdo para que los reclusos de la prisión de Alejandría trabajaran para él. Es ahí cuando la familia Garlando se muestra abierta a acoger la novedad y comienza la producción de futbolines.

En enero de 1950 está listo el primer sportfoot, el primer metegol de Alejandría.

Entre 1951 y 1954, se construyeron alrededor de 12.000 futbolines en Alejandría de los cuales se vendieron la mitad y se alquilaron la otra mitad.

En el año 1954 el futbolín fue prohibido por la comisaría de Roma por primera vez en toda la historia del futbolín aunque fue reintroducido de nuevo al año siguiente.

Historia del futbolín en Estados Unidos

En los Estados Unidos se admite que el futbolín se trata de una invención europea, podriamos decir que son los únicos que estan de acuerdo en algo en toda la historia del futbolín. Allí al juego del futbolín se le llama “Foosball” y a los jugadores “Foosers”

La historia de cómo llegó el futbolín se debe a que Louis P. Thornton, el tío de Harold Searles Thornton, residente de Portland, Oregon, tras una visita a su sobrino, descubrió el metegol y le pidió permiso para llevarlo a los EEUU.

Presentó una patente en 1925 y tuvo que esperar dos años hasta que se la concedieron en 1927. No tuvo mucho éxito con la mesa de futbol por lo que la patente expiró y el juego cayó en el olvido sin que nadie anticipara el éxito que acabaría cosechando décadas después.

El futbolín volvió a llegar a las costas estadounidenses gracias a Lawrence Patterson, quien estuvo destinado en Alemania Occidental con el ejército estadounidense a principios de la década de 1960.

Al ver la popularidad que tenía el metegol en Europa, aprovechó la oportunidad y contrató a un fabricante en Baviera para que construyera una mesa según sus especificaciones para exportarla a los Estados Unidos.

quien invento el futbolin

Las primeras mesas en Estados Unidos

La primera mesa de futbolín aterrizó en suelo estadounidense en 1962, y Lawrence Patterson inmediatamente registró el nombre “Foosball” en Estados Unidos y Canadá, dando el nombre “Foosball Match” a su mesa.

Empezó a comercializar los futbolines a través de la industria de las “máquinas de monedas” donde se utilizaban principalmente como juegos de arcade.

El juego del futbolín se hizo estrepitosamente popular y, a finales de los 80, Lawrence Patterson vendía franquicias, lo que permitía que los socios compraran las mesas de futbolín y le pagasen una tarifa mensual para garantizarse un área geográfica específica donde solo ellos podían colocarlas en bares y otros lugares.

Lawrence Patterson vendía su mesa de futbolín a través de anuncios de página completa en publicaciones nacionales tan prestigiosas como las revista Life, Esquire o el diario The Wall Street Journal.

En 1970, Bob Hayes y Bob Furr, se unieron para diseñar y construir la primera mesa de futbolín fabricada íntegramente en Estados Unidos.

Durante esa década, el gran auge en la práctica del metegol lo convirtieron en un fenómeno social nacional y comenzaron a haber torneos en todas partes.

Los jugadores ávidos y adictos, aficionados o profesionales, viajaban a lo largo y ancho de los Estados Unidos en búsqueda de los mayores premios.

Se sorteaban coches de marcas como Porsche o Corvette como incentivo adicional. Uno de los más importantes fue el Tour de Futbolín Profesional donde se ofertaban 250.000 dólares. Lo creó E. Lee Peppard, el dueño de un bar, gran aficionado al futbolín, de Missoula, Montana.

Pareja estadounidense jugando al futbolín

En 1978 se celebró el Campeonato Internacional de fútbol de mesa. En la final se llegó a ofertar un premio de 1 millón de dólares como estrella para los mejores jugadores profesionales de los Estados Unidos.

El auge de los arcade

Después del rápido crecimiento, el metegol disminuyó su popularidad ante la llegada de otros juegos de arcade como Pac-man, que hicieron que el fenómeno futbolín pasara de moda, por primera vez, en toda la historia del futbolín.

Se estima que las 1000 mesas al mes que se vendían a finales de los años 70 se redujeron a 100, y en 1981 el Campeonato Internacional de fútbol de mesa se declaró en quiebra.

Pero éste no fue el final del juego. En 2003 los Estados Unidos se convirtieron en parte de la Federación Internacional de Fútbol de Mesa (ITSF) que organiza los Campeonatos Mundiales de mesas múltiples cada mes de Enero en Nantes, Francia.

A día de hoy unos 2 millones de estadounidenses practican futbolín al menos una vez por semana.

Otras posibles teorías sobre el origen del futbolín

Esta historia del futbolín no podría quedar cerrada sin añadir un poco más de confusión.

Tras el hallazgo de varios dibujos y documentos parece que también hay indicios de modelos en la región de Creuse, Francia y en distintos puntos de Alemania con anterioridad a la patente de Harold Searles Thornton. Aunque no se patentaron antes que él.

Otra posibilidad es que fuera inventado por un suizo llamado Knicker que los fabricó y creó una marca, aún conocida en Europa Oriental. Tuvo bastante éxito vendiendo futbolines en Suiza, Bélgica, Alemania y los Países Bajos.

Sin embargo en Bélgica, conceden el mérito a la invención a G. Staav.

Los ingleses afirman que Edwin.J. Lawrence lo patentó en 1913. Sin aportar pruebas.

Otros creen que se inventó en los Estados Unidos, como terapia para mejorar la movilidad de las muñecas de los soldados con graves heridas en las manos.

Entre los posibles inventores se mencionan en Alemania el alemán Broto Wachter.

Mesa de futbolin alemana

Nacimiento de Federaciones y competiciones oficiales

Si el juego se hubiera quedado como un juguete para niños, el mundo hubiera sido un lugar más tranquilo, pero se extendió rápido como la pólvora dando lugar a la controvertida historia del futbolín.

La primera liga de metegol fue creada en 1950 por los belgas y en 1976 se formó la Unión Europea de Fútbol de Mesa.

Aunque se llamaba “unión”, lo cierto era que las mesas eran de diferentes tamaños, las figuras tenían diferentes formas, ninguno de los mangos o manillares tenían el mismo diseño e incluso las bolas estaban hechas de diferentes composiciones.

En este momento no había un sólo elemento unificado entre ellos y el juego aún no tiene ni un solo conjunto de reglas, ni un nombre.

Es curioso que incluso en un mundo globalizado de uniformidad aún mayor, el futbolín, el metegol, el csosco, lagirt o como quieras llamarlo todavía no tiene una idea absolutamente fija de lo que realmente constituye el núcleo del juego.

Tienes langirt en Turquía, jouer au baby-foot en Francia, csocso en Hungría, cadureguel-schulchan en Israel, el table soccer en el Reino Unido y una enciclopedia mundial de nombres ridículos en otras partes del mundo.

El futbolín americano, el foosball, tomó prestado su nombre de la versión alemana, “fußball”, debido a que las primeras mesas de futbolines fueron fabricadas en Alemania.

La primeras federaciones

En los años 50-60 aparecen las primeras Federaciones oficiales de futbolines a niveles nacionales, junto con los primeros campeonatos nacionales y es donde se empiezan a escribir las primeras reglas del juego.

Nacimiento del futbolin

En los 90, ante el auge de este deporte, las federaciones se empiezan a unir para tratar de organizar campeonatos internacionales y el 16 de Agosto de 2002 nació la Federación Internacional (International Table Soccer Federation, ITSF) y la celebración de la primera Copa Mundial de metegol.

Sequidamente se registró en Francoville, Francia como asociación sin ánimo de lucro y 8 países (Bélgica, China, Dinamarca, Francia, Alemania, Italia, el Reino Unido y los E.E.U.U) fueron los fundadores que crearon los estatutos.

A día de hoy la Federación Internacional (International Table Soccer Federation, ITSF) está compuesta por más de 40 países (la mayor cantidad de integrantes en la historia del futbolín), afiliada con la asociación contra el dopaje WADA (World Anti -Doping Association) y la asociación general de federaciones deportivas internacionales GAISF (General Association of International Sports Federations).

Su próximo objetivo es convertirse en deporte oficial por el Comité Olímpico Internacional, COI. De esta manera, se ha obtenido un primer paso hacia el reconocimiento deportivo, el futbolín ha pasado a la categoría restringida de “deportes observados” por GAISF9.

De igual forma, quizá algunos puedan tachar como exagerado pensar que el metegol se convertirá en un deporte olímpico, pero probablemente pensaron lo mismo sobre el voley playa en algún momento.

Mas tarde en España, la Federación Española de Futbolín (FEFM) surgió el 17 de Septiembre de 2008 tal y como la conocemos hoy en día. Ese año celebraron el primer campeonato oficial y surgió la primera selección nacional.

Expansión mundial del futbolín

El futbolín se juega prácticamente en todo el mundo. Existen torneos regionales, nacionales e internacionales organizados periódicamente.

Como resultado, el número de jugadores que participan regularmente en competiciones resulta bastante elevado, como en Italia (20.000), España (10.000), Bélgica (7.000), Alemania, Suiza o Francia (1000).

Las ganancias para los ganadores a veces ascienden a varios miles de dólares o euros para las competiciones más importantes.
De la misma manera, hay una gran cantidad de distintos juegos de metegol, como consecuencia de que el juego se ha desarrollado de forma desorganizada, por consecuencia cada región o país tiene su propia mesa de juego y reglamento.

Durante varios años, la ITSF (Federación Internacional de Fútbol de Mesa) ha estado tratando de armonizar las reglas oficiales y aplicarlas durante las competiciones internacionales, en particular mediante la selección de cinco mesas oficiales.
En 2013, son el Fireball, el Bonzini, el Leonhart, el Garlando y el Roberto Sport.

Cada año se juega un campeonato mundial en cada una de estas mesas, que reúne a un gran número de jugadores y naciones.

Así mismo, los jugadores mejor clasificados en estas competiciones se clasifican luego para el campeonato mundial multimesa, el cual es considerado la máxima consagración de la disciplina.

Durante cada una de las competiciones de la ITSF, se organizan varias categorías (hombre individual, hombres dobles, doble mixto, mujer individual, mujeres dobles, junior individual, junior doble, veteranos, etc.).

Cada uno asigna puntos para las respectivas clasificaciones mundiales. Así mismo, alli también se organizan competiciones por países.

Champions y mundial

Todos los años tiene lugar la Champions que enfrenta a los mejores jugadores de futbolín de todo el planeta en la lucha por un título: el de Campeón de Campeones.

Cada dos años se enfrentan las mejores selecciones del Mundo en el denominado Mundial de Naciones para hacerse un hueco de honor en la historia del futbolín.

A día de hoy 67 países son miembros de pleno derecho de la ITSF. Éstos son:

Asia/oceaníaAfricaEuropaAmérica del SurAmércia del Norte
AFGHANISTANALGERIAARMENIAARGENTINACANADÁ
CHINABENINAUSTRIABOLIVIAMÉJICO
CHINESE TAIPEICAMERÚNBÉLGICABRASILESTADOS UNIDOS
GEORGIACONGO (KINSHASA)BULGARIACHILE 
HONG KONGGHANACROACIACOLOMBIA 
EMIRATOS ÁRABES UNIDOSIVORY COASTREPÚBLICA CHECACOSTA RICA 
INDIAMALIDINAMARCAPERÚ 
IRANNIGERIAFINLANDIA  
JAPÓNTOGOFRANCIA  
KUWAITZIMBABWEALEMANIA  
MALASIAHUNGARIA  
NEPAL ITALY  
PAKISTAN REINO UNIDO  
SINGAPUR UCRANIA  
COREA DEL SUR LITUANIA  
 LUXEMBURGO  
  MALTA  
  HOLANDA  
  POLONIA  
  PORTUGAL  
  RUMANIA  
  RUSIA  
  SERBIA  
  ESLOVAQUIA  
  ESLOVENIA  
  ESPAÑA  
  SUIZA  
  TURQUÍA  
    
    

    9 comentarios en “Quien inventó el futbolín y su fascinante historia: Un relato de espionaje y traición”

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Ir arriba